Información

Enfermedades de la achicoria


Radicchio o achicoria (Cichorium intybus) forma parte de la familia Composite y es una especie de origen europeo, por lo que las variedades espontáneas se encuentran con mucha facilidad en los prados, que son las que tienen flores azul violeta.

El término achicoria se utiliza sobre todo para designar aquellas achicorias que se utilizan como ensaladas, y de las que también se puede comer la primera parte de la raíz carnosa (raíz pivotante), mientras que no se utiliza para cataluña, que se llama "achicoria cataluña".

La achicoria botánicamente son plantas bienales, pero se manejan como anuales en cultivo porque la parte vegetativa se cosecha antes de que se convierta en semilla. Generalmente se toma la cabeza de achicoria, en el caso de cortar la achicoria las hojas. Existen muchas variedades de achicoria, fruto de cuidadosas selecciones, que han dado lugar a las conocidas ensaladas amargas a menudo denominadas con su ciudad de origen: por ejemplo la achicoria roja de Treviso, la achicoria variegada de Castelfranco o la achicoria blanca de Mantua. Son ensaladas clásicas de invierno, rústicas y sencillas de cultivar, resistentes al frío y capaces de ofrecer generosas producciones. Se adaptan perfectamente a la agricultura ecológica, por lo que es muy recomendable tanto para pequeños huertos y gestionados por particulares, como para producciones profesionales.

Flores de achicoria espontáneas

Pero incluso si la achicoria es resistente a plagas y enfermedades en comparación con otras verduras más delicadas, a veces sucede que también ellas se ven afectadas por alguna adversidad. Muchas enfermedades se ven favorecidas por la humedad, por lo que la primera regla es evitar el riego por aspersión, prefiriendo un sistema de riego por goteo. En un jardín pequeño también está bien usar la regadera, pero solo humedeciendo la tierra en la base y no en los mechones. Sin embargo, la humedad también está ligada a la temporada, porque después del primer período estival en el que se realizan trasplantes de achicoria, el cultivo continúa en otoño-invierno, cuando en muchos lugares de Italia la humedad nocturna es alta.

Veamos en particular cuáles son las enfermedades que pueden afectar a la achicoria y con qué remedios ecológicos podemos contenerlas. Algunas son enfermedades reales porque son causadas por organismos patógenos como hongos o bacterias, mientras que otras adversidades son de naturaleza no parasitaria y, por lo tanto, se definen como fisiopatías.

Enfermedades reales de la achicoria.

Las enfermedades son patologías reales, en el caso de la achicoria las que las provocan son principalmente hongos o bacterias.

Traqueomicosis

Setas como Pythium es Verticillum provocan esta patología que se presenta especialmente en invierno, tanto en exterior como en invernadero. Los síntomas comienzan con el marchitamiento de las hojas más externas de la ensalada, que se pudren y se comban, para pasar también al cuello, del cual se pudren los tejidos. Al cortar el tallo de la planta se puede ver el ennegrecimiento de los tejidos vasculares internos, causado por el micelio del hongo.

Los mechones así afectados, claramente visibles en comparación con los sanos, deben ser retirados inmediatamente para evitar la contaminación de otras plantas, y en el suelo es necesario distribuir un producto a base de uno o más hongos antagonistas, del género Tricoderma, capaz de contrarrestar de alguna manera. eficaz la propagación de la traqueomicosis.

Pudrición bacteriana

La bacteria Pseudomonas cichorii puede dañar la achicoria, especialmente cerca de la cosecha. La podredumbre bacteriana en esta ensalada se manifiesta con pequeñas manchas internervales de color marrón oscuro, que inicialmente se localizan en el borde del limbo de la hoja, en condiciones de alta humedad convergen y dan lugar a extensas áreas necróticas. La cabeza se pudre por la desintegración de los tejidos y si la podredumbre afecta también al corazón de la cabeza, cuando la enfermedad ataca de esta forma no queda nada por recuperar.

La bacteria se conserva en el suelo y en los residuos de los cultivos, por lo que es fundamental rotar y compostar todos los residuos en lugar de dejarlos en el jardín para que se descompongan.

Cercosporiosi

La enfermedad fúngica de la cercosporiosis comienza en las hojas más externas del grupo con manchas aisladas, que luego se agrandan pero permanecen circunscritas por un halo rojizo. Los tejidos centrales de las partes alteradas se secan y el colgajo permanece perforado. Es una patología típicamente favorecida por el clima cálido-húmedo.

Seguramente para limitar su incidencia, la mejor prevención es trasplantar las plántulas de achicoria a las distancias adecuadas, evitando con cuidado engrosarlas demasiado. Solo en casos excepcionalmente graves es recomendable realizar un tratamiento con productos cúpricos contra la cercosporiosis, siempre leyendo correctamente toda la información de la etiqueta del producto comercial adquirido.

Oxido

El hongo Puccinia cichorii es responsable de la roya, una patología que aparece hacia el final del verano en las hojas más externas de la achicoria, y es reconocible por las clásicas pústulas oxidadas que liberan las esporas, que propagan aún más la enfermedad entre los cultivos. Después de la invernada, el hongo comienza a atacar la achicoria espontánea presente en el ambiente en primavera, y de estas pasa a la achicoria cultivada.

También en este caso las rotaciones son la mejor forma preventiva, y lo ideal es esperar al menos dos años antes de repetir el cultivo de achicoria en los mismos parterres. En casos severos es posible hacer un tratamiento con productos a base de cobre.

Fisiopatías de la achicoria

Como se anticipó, la fisiopatía no es realmente una enfermedad, es una condición de sufrimiento de la planta que se manifiesta con síntomas que sugieren un patógeno. En realidad, si comprende las causas, puede intervenir proporcionando a la planta de achicoria las condiciones adecuadas para que se desarrolle lo mejor posible y, por lo tanto, sane la situación.

Raíz hueca

La alteración provoca una gran cavernosidad interna en la raíz de la ensalada, y está provocada por desequilibrios hídricos, o periodos de abundante agua precedidos por periodos de escasez de agua. Los tejidos externos de la raíz primaria crecen rápidamente, provocando un estiramiento de los tejidos que conduce a la aparición de esta cavernosidad.

En achicoria la raíz hueca es particularmente dañina porque se recolecta para el consumo no solo la cabeza sino también la primera porción de la raíz, además si las plantas se ven afectadas temprano por esta anomalía, los mechones que se forman tienen un desarrollo vegetativo reducido.

Para evitar que se produzca la raíz hueca, la única estrategia es la prevención, que en este caso se traduce en un riego regular en los períodos de cultivo de principios de verano, evitando sequías prolongadas.

Suberosis radical

En realidad es otra fisiopatología, que afecta principalmente a las lechugas, pero también le puede pasar a la achicoria, cuando se cultivan 5-6 veces consecutivas en el mismo suelo. La raíz principal de la raíz no se desarrolla adecuadamente, permanece pequeña y tiene una consistencia subrosa y, en consecuencia, el mechón no puede alcanzar el tamaño potencial de la variedad a la que pertenece. Por tanto, las rotaciones son la mejor forma de evitar este inconveniente.


Vídeo: Maganos a la achicoria (Septiembre 2021).