Consejos de cultivo

Choque del trasplante de cannabis


Como la mayoría de las otras plantas, el trasplante es fundamental para el crecimiento saludable de una planta de cannabis.

Pero, para la mayoría de los jardineros, esta es también la parte más complicada del cultivo de cannabis, o de cualquier otra planta en sí misma, porque provoca el impacto del trasplante.

¿Qué es el shock del trasplante de cannabis y por qué ocurre?

El término shock de cannabis trasplantado se refiere al estrés que sufren las plantas cuando se mueven de un lugar a otro.

Suele ocurrir debido al cambio de temperatura, suelo o condiciones de crecimiento.

Ya sean arbustos o árboles, todas las plantas sufren el impacto del trasplante cuando se mueven de un lugar a otro.

Sin embargo, los efectos del shock pueden variar según su gravedad.

Algunas plantas pueden caer solo un poco, mientras que otras pueden marchitarse por completo, volverse amarillas o, en el peor de los casos, morir.

Cuanto mayor sea la diferencia entre el entorno antiguo y el nuevo de una planta, más grave será el impacto del trasplante.

El trasplante también causa una alteración en el sistema de raíces de una planta.

Si no se hace con cuidado, puede dañar las raíces sanas.

Ambos factores también conducen al shock del trasplante.

¿Por qué es importante el trasplante para una planta de cannabis?

Al conocer los riesgos que implica el trasplante de cannabis (o cualquier otra) planta, muchos jardineros que cultivan cannabis por primera vez se preguntan por qué es importante.

Como se mencionó anteriormente, el trasplante es fundamental para el crecimiento saludable de una planta de cannabis.

A diferencia de las técnicas de cultivo hidropónico o de cultivo en aguas profundas, cultivar una planta de cannabis en un medio de cultivo sólido, como tierra o fibra de coco, hace que sea necesario trasplantar la planta a una maceta más grande a medida que crece.

De lo contrario, se vinculará a la raíz.

Para aquellos que no lo saben, el término ligado a la raíz se refiere a la condición en la que el crecimiento del sistema de raíces de una planta se ve restringido por el tamaño de la maceta.

Cuando las raíces de la planta de cannabis no tienen suficiente espacio para crecer y extenderse, provocará:

  • Retraso en el crecimiento
  • Decoloración del tallo - enrojecimiento
  • El medio de cultivo se seca demasiado rápido, lo que requerirá que riegue la planta con más frecuencia.
  • Marchitez
  • Producción de flores lenta o atrofiada
  • Flores más pequeñas
  • Crecimiento endeble
  • Sensibilidad a los nutrientes: las plantas unidas a las raíces se queman fácilmente incluso cuando se alimentan con soluciones de nutrientes débiles

Según los expertos, las plantas de marihuana están protegidas de que se enraicen al cultivarlas en macetas de aire o macetas inteligentes (macetas de tela) porque dejan entrar el aire por los lados.

¿Es posible prevenir el shock del trasplante de cannabis?

Si bien es posible que no pueda evitar por completo el shock del trasplante, es posible reducirlo significativamente.

Saber cuándo trasplantar tu planta de cannabis es el factor más importante para prevenir o reducir el impacto del trasplante.

Transplante en la etapa correcta y en el momento adecuado

Para minimizar las posibilidades de sufrir un impacto en el trasplante, mueva la planta de cannabis al nuevo recipiente antes de que se enraice.

Esperar hasta que la planta supere su contenedor actual aumentará las posibilidades de dañar las raíces.

Por ejemplo, las plantas jóvenes, cultivadas a partir de semillas de cannabis, están listas para el trasplante cuando han producido de 4 a 5 juegos de hojas.

El sistema de raíces, en esta etapa, debe estar sano y blanco.

La mayoría de los jardineros optan por trasplantar sus plantas de cannabis dos o tres veces durante la etapa de crecimiento inicial antes de que comiencen a producir flores, para fomentar un crecimiento saludable y mejor de las verduras.

Asegúrese de que haya suficiente espacio disponible en el contenedor final para que la planta se desarrolle por completo.

Con respecto al momento del trasplante, los jardineros experimentados recomiendan hacerlo al comienzo de la primavera o al final de la temporada de otoño.

Nunca trasplantes tus plantas de cannabis durante la temporada de verano.

Ya sea que esté trasplantando plántulas, plantas pequeñas o grandes, los expertos recomiendan hacerlo al final de la tarde, cuando el sol y el viento se hayan calmado.

Algunas otras medidas que pueden ayudar a prevenir o reducir el shock del trasplante de cannabis

A continuación, se incluyen algunos consejos y trucos más para asegurarse de que su planta de cannabis no se vea gravemente afectada por el trasplante:

  • Limita la perturbación al sistema de raíces. - Si bien no puede mover la planta a una nueva ubicación sin alterar las raíces de la planta, debe intentar minimizarla tanto como sea posible.
  • Haz tu mejor esfuerzo para mantener intacto el cepellón al sacar la planta (dar vuelta el recipiente podría ayudar).
  • También, no sacudas la tierra o deje que el cepellón se seque.
  • Riegue regularmente - Riegue las plantas inmediatamente después del trasplante: ayudará al sistema de raíces a recuperarse del daño o el impacto.
  • Alimente con un refuerzo de raíces - Ayude a las plantas recién trasplantadas al medio ambiente y fomente el desarrollo de sus raíces alimentándolas con un fertilizante destinado a promover el crecimiento de las raíces.

¿Cómo curar el shock del trasplante de cannabis?

En la mayoría de los casos, las plantas se recuperan gradualmente del impacto del trasplante, por sí mismas.

Sin embargo, ayude a acelerar el proceso tomando las siguientes medidas:

Recorta las plantas

Cortar el follaje reducirá el estrés y la pérdida de humedad y nutrientes.

También ayudará a la planta a concentrarse y utilizar su energía para desarrollar las raíces.

Riegue regularmente

No dejes que la tierra de tus plantas de cannabis recién trasplantadas se seque.

Riegue la planta con regularidad, pero solo lo suficiente para mantener la tierra húmeda.

Tenga cuidado de no regar demasiado.

Además, asegúrese de que la nueva tierra y la nueva maceta tengan un buen drenaje; las plantas recién trasplantadas nunca deben dejarse en un medio de cultivo empapado o en agua estancada.

Dale tiempo y cuidado

Como se mencionó anteriormente, la mayoría de las plantas se recuperan por sí solas del impacto del trasplante.

Pero esto no significa que deba dejarlos solos.

De hecho, debe prestar especial atención a las plantas recién trasplantadas y asegurarse de que estén recibiendo la cantidad adecuada de agua, sol y nutrientes.

Agregar perlita adicional para aflojar la tierra también ayudará a las nuevas plantas a adaptarse al nuevo entorno.

Importante

Al replantar una planta de cannabis, los expertos recomiendan utilizar recipientes de 3 a 5 veces más grandes que los anteriores.

Además, mantenga las plantas jóvenes protegidas de las plagas, ya que son susceptibles a ellas.

Se ha demostrado que el uso de un insecticida natural, como el aceite de neem, es muy eficaz.

Si hace clic en este enlace y realiza una compra, ganamos una comisión sin costo adicional para usted.

Simplemente utilícelo como pulverizador foliar una vez cada 2 a 3 semanas hasta que las plantas se establezcan en su nueva ubicación.


Ver el vídeo: Cómo Trasplantar una Planta de Cannabis a un Buen Sustrato (Julio 2021).